Consejos y Recursos

Una nueva generación de sarampión

Por el equipo de redacción de Intrepid 24/7

El sarampión es una enfermedad más comúnmente asociada con los niños pequeños. Sin embargo, a principios del 2015, hubo un incremento en los casos de sarampión en adultos, algunos de quienes habían sido ya vacunados. ¿Cómo volvió el sarampión a afectar de nuevo a la población norte americana, y por qué están resultando infectados tantos adultos? Aquí explicamos la causa y el efecto de este virus tan contagioso que ha afectado de nuevo a las comunidades canadienses en cuestión de semanas.

En enero, los titulares anunciaron un brote de sarampión que azotó a los Estados Unidos, con 102 casos nuevos (la mayoría niños) a lo largo de 14 estados. Estos estaban vinculados a un grupo de casos vinculados al inicio del brote en Disneylandia. En ese momento la atención se enfocó inmediatamente hacia el movimiento contra la vacunación, que ha ganado impulso en la última década a medida que más padres optaron por no vacunar a sus niños con la vacuna MMR (contra el sarampión, las paperas y la rubéola). Este movimiento surgió de la creencia de que la vacuna MMR estaba causando autismo, y dado que el sarampión había sido prácticamente inexistente en América del Norte durante los últimos diez años, estos padres de familia creían que no había necesidad de inyectar a sus hijos con estas vacunas.

En paralelo con esta creencia estuvo el "movimiento de liberación", cuando los padres comenzaron a rechazar el control del gobierno porque creían que ellos debían tomar sus propias decisiones por sus hijos. Como resultado, muchos padres tomaron la decisión de no vacunar a sus hijos con la vacuna triple vírica.

En febrero del 2015, casos de sarampión empezaron a aparecer en Toronto, con un sorprendente número de adultos infectados, incluyendo adultos que habían sido vacunados. El recuento ahora es de 6 casos, incluyendo a 4 adultos.

La vacuna MMR se implementó a principios de los 1960, y la cobertura alcanzó un máximo a mediados de los años 1980. Se creía que el sarampión era una enfermedad casi extinta a nivel local en América del Norte, pero todo lo que se necesitó fue un visitante infectado o un niño no vacunado para traer de vuelta el virus que estaba ya casi erradicado.

Tal como fue el caso en el brote de Toronto, no todos los adultos que fueron vacunados permanecieron a salvo. A finales de 2014, hubo un brote de paperas (que cae en la agrupación MMR) en la NHL que afectó en particular a Sidney Crosby de los Pittsburgh Penguins y a algunos de sus compañeros. ¿Cómo sucedió ésto? Hay un montón de especulaciones en torno a que las personas nacidas entre 1970 y 1992 (Crosby y la mayoría de sus compañeros de equipo han nacido dentro de este período) están sólo parcialmente protegidas contra las enfermedades MMR. Esto es debido a que en ese momento, a los niños sólo se les administraba una dosis de la vacuna en lugar de las dos que los niños reciben hoy en día, lo que ahora se sabe confiere mayor inmunidad contra estas enfermedades.

Se cree que el brote en Toronto es el resultado de la misma situación. Esta brecha en la vacunación de adultos potencialmente podría ser responsable por los miles de canadienses que están en este grupo y pueden estar expuestos al virus.

¿Qué pueden hacer los adultos para protegerse del sarampión?

Según la Public Health Agency of Canada (solo disponible en inglés), los adultos en mayor riesgo de sarampión o las paperas deben recibir dos dosis de la vacuna triple vírica, la segunda cuatro semanas después de la primera. Esto incluye a adultos que:

  • Han estado expuestos al sarampión o las paperas o viven en una zona donde un brote ha ocurrido
  • Son estudiantes en colegios o escuelas vocacionales
  • Viajan al extranjero
  • Trabajan en el área del cuidado de la salud

La Public Health Agency of Canada informa que los adultos con las siguientes condiciones no deben recibir la vacuna:

  • Embarazo
  • Reacciones alérgicas potencialmente mortales a la gelatina, a una vacuna MMR recibido anteriormente o al medicamento llamado neomicina
  • Condiciones médicas serias